Víctor Álvarez disparando sin mucha rigurosidad, pero con fraseología y pose de izquierda. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
ACTUALIDAD - Nacional
Escrito por Camarada Angel LTS   
Viernes, 07 de Noviembre de 2014 20:46

Para contribuir con el debate sobre el tema económico en el proceso de construcción revolucionario venezolano y latinoamaericano, acá les presentamos las consideraciones críticas que hace el camarada Ángel, de la LTS (en una conversación con otros camaradas), al artículo de Víctor Álvarez titulado: "¿Por qué está en crisis el neo-rentismo socialista?". La ETC considera importante publicar estos comentarios sobre éste artículo, por el valioso aporte en la caracterización y análisis desde la perspectiva Marxista del modelo económico impulsado en Venezuela.

 

a. Resalta el hecho que no existe el capitalismo imperialista en el esquema y examen que hace. Pareciera que Vzla está suspendida en el aire, que sus relaciones no son parte -y subordinada, además– de un complejo y determinante sistema internacional: la inserción dependiente del país en el capitalismo imperialista (en su división del trabajo y su mercado internacional) no pasa por la mente del analista (y proponente). He allí su “pecado original” “por derecha”, que lo lleva a plantear cosas como revisar los acuerdos de PetroCaribe (o sea, el petróleo barato a naciones pobres) mientras naturaliza la expoliación que sufre el país mediante la deuda externa con los “buitres” del capital financiero internacional (la cual no pone en cuestión); tampoco pone en cuestión las relaciones desiguales del país con los capitales imperialistas que operan aquí (incluyendo en el sector petrolero y el gas, más no solo allí) girando ganancias y utilidades a sus respectivas potencias capitalistas: estos mecanismos de la inserción subordinada del país, por lo cual termina expoliado de una parte importante de sus recursos (deuda externa) o de las riquezas producidas aquí (utilidades de las transnacionales), son naturalizados, no hacen parte de la explicación de por qué es recurrente la falta de recursos del país: como el mismo Álvarez ha planteado antes, el país tiene el problema de que nunca le alcanzan los recursos para importar lo que hay que consumir y al mismo tiempo desarrollar su propia industria, siempre hay o para una cosa o para otra…pero en los porqués,Álvarez no menciona por ningún lado que el cuerpo económico del país está sometido a la succión permanente de una parte de sus recursos por el capital imperialista. Ya allí hay un problema importante, porque al no verlo como problema, lo naturaliza, por lo tanto, no propone nada en absoluto para combatirlo (por eso, digo un “pecado original” “por derecha”).

b. Juega (irresponsablemente) con las palabras al hablar de "capitalismo rentísitico" y "neo-rentismo socialista", pero ¡no explica ni muestra cuál es la diferencia entre ambos! Habla de las similitudes pero no de las diferencias... ¿Por qué el rentismo de ayer era capitalista y el rentismo de hoy es socialista? No hay nada que fundamente hacer esa diferencia, pero Víctor Álvarez como que prefiere la ligereza para armar una "categoría" “novedosa” (“neo-rentismo socialista”) que tenga pegada, pero que no aporta nada en términos de comprensión y, al contrario, aunque quizás sin proponérselo, lo que puede es dar pie al coro de “expertos” y políticos que, por derecha, quieren aprovechar la crisis del chavismo para sentenciar el fracaso “del socialismo”. (Cuando lo que hay que hacer es lo contrario, aclarar que esto que está en crisis no tiene nada que ver con socialismo, como comenzamos a señalar en esta breve nota del periódico: http://www.lts.org.ve/La-derecha-miente-la-crisis-del-chavismo-no-es-la-crisis-de-un-proyecto-socialista-I).

c. Tampoco señala Víctor Álvarez el hecho que siga en pie la gran propiedad capitalista nacional, bancos, empresas y monopolios, que siguen apropiándose gran parte de las riquezas producidas por el trabajo social colectivo (además de chuparse renta y fugar dólares) -  esto  tampoco forma parte del análisis de por qué está en crisis el rentismo - o sea, se naturaliza también la existencia de la  gran propiedad burguesa  que al tener  en  sus manos  el  control  de  buena  parte del  aparato económico  nacional, tiene  poder  de fuego  para  boicotear cualquier  plan  de “desarrollo” y para chantajear al pueblo, como lo hace hoy: “o me dejan ganar cuanto me da la gana, o no hay producción, o me relajan más el acceso a los dólares, o habrá escasez”.    Álvarez, como que “no comprende” que  esa  es una de la  razones  por las que ¡no basta tener más renta petrolera!

d. Termina entonces solo cuestionando –correctamente– que es falso que estatizar sea sinónimo de ir al socialismo (estatizar en manos del Estado burgués, aunque evita hablar de ese “detalle” del carácter de clase del Estado actual). Así propone "por izquierda", "pasar de la estatización a la socialización" -dice, "tal como nosotros" hemos dicho en muchos artículos citando a Julio Antonio Mella, que "estatizar no es socializar"-, socializar sería, dice, que no sean empresas del Estado sino "propiedad social de los trabajadores y las comunidades organizadas" (esa sería la vía para un "trabajo liberador" -pues, también correctamente, denuncia la opresión del "Estado burocrático" en las empresas estatales), pero... eso es atomización e individualización de las unidades productivas en el mercado capitalista: cada unidad productiva de "propiedad social" entra en el juego del mercado capitalista -¡porque es el único que existe en el país y Álvarez no plantea suprimirlo!-, entonces cada una debe ver cómo garantiza su rentabilidad y operatividad, por supuesto, así ciertamente el Estado se liberará de las cargas de subsidiar empresas que no generen valor agregado... pero no habrá emancipación alguna de la clase obrera ni trabajo liberador en esas empresas, al continuar intactos los pilares y mecanismos del capitalismo nacional (dependiente, de paso) esas empresas estarán atenazadas y aprisionadas por esos mecanismos y el mercado capitalista (los problemas de créditos y financiamientos, la competencia tecnológica, de rentabilidad y productividad -que define costos de producción y por tanto precios elevados a los que están retrasados en esta materia-, la relación desigual con los productos de los países imperialistas donde la productividad es mayor y por lo tanto al tener menos costos pueden vender más barato afectando los precios de los productos del país, etc.). Es decir, esto de Álvarez es otra versión de "sembrar el petróleo" sin revolución proletaria antiimperialista y socialista: porque cuando Mella cuestiona al populismo naciente de Haya de la Torre y dice "estatizar no es sinónimo de socializar", dice que lo sería si la clase obrera llega al poder por medio de la revolución: “Nacionalizar puede ser sinónimo de socializar, pero a condición de que sea el proletariado el que ocupe el poder por medio de una revolución. Cuando se dicen ambas cosas: nacionalización y en manos del proletariado triunfante, del nuevo Estado Proletario, se está hablando marxistamente. Pero cuando se dice a secas nacionalización, se está hablando con el lenguaje de todos los embaucadores de la clase obrera” (http://www.lts.org.ve/Mariategui-y-Mella-mas-cerca-de-Trotsky-muy-lejos-de-Chavez-y-Evo). Es la perspectiva que no tiene por ningún lado Álvarez. Revolución proletaria mediante, golpeando y suprimiendo la gran propiedad capitalista bancaria y empresarial nacional, así como "socializando" las principales propiedades y recursos del capital imperialista en el país y desconociendo el yugo de la deuda externa, pueden sentarse las bases para el trabajo liberador –apenas sentarse las bases, pues dependerá de la extensión de la revolución socialista a nivel internacional– con una producción basada en un plan nacional centralizado de acuerdo a las necesidades de las mayorías, sin que da cada unidad productiva (“de propiedad social”) quede a la buena de la competencia capitalista... pero Álvarez no ve el problema de la expoliación imperialista, tampoco ve la necesidad de la transformación de la clase trabajadora en sujeto político que se yerga y conquiste su propio poder para dirigir la economía y la nación, la concibe solo como sujeto económico que en unidades de propiedad social sometidas a la competencia capitalista logren un "trabajo liberador".

Como se ve, no pasan de “análisis” sin ningún anclaje en un verdadero pensamiento y estrategia emancipadora de los explotados y explotadas.

Bueno, te lo dejo ahí como "intercambio" al este texto que enviaste (y que me había llegado por otra vía).

Víctor Álvarez disparando sin mucha rigurosidad, pero con fraseología y pose de izquierda.
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet