En película sobre Sabino: Ernesto Villegas y la continuidad del cortinazo rojo de Vanessa Davies contra los Yukpas. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
COMUNAS - Cultura
Escrito por Miguel Arteaga   
Viernes, 07 de Noviembre de 2014 21:34

La cita estaba pautada desde hace algunos días, sábado 1ro de noviembre, en el teatro Bolívar, sala Manuelita Sáenz a las 7 de la noche. Cuál era la razón de la cita, el tan esperado preestreno de la película titulada: Sabino, las ultimas fronteras. Si, una película sobre El cacique Yukpa Sabino Romero en el Teatro Bolívar, en la joya consentida de los teatros nacionales, recientemente reestructurado para el supuesto disfrute de todos los venezolanos. Sí como se lee, Sabino iba a ser proyectado en pleno enclave gubernamental que por tantos años se ocupó de invisibilizar y criminalizar la lucha de este valiente líder indígena asesinado por los intereses mezclados de la burguesía tradicional y los nuevos burgueses nacionales. Pero que es esto, estás seguro me preguntaban algunos incrédulos a mitad de semana sobre si era verdadera la información sobre la proyección de un documental de sabino en una de las salas estrella del circuito cultural de Caracas.

Si, era cierto, la cosa se enmarcaba en el encuentro nacional de documentalistas, toda una semana de presentaciones, discusiones, mesas de trabajo, sobre el tema documental, la grilla programática muy llamativa, documentalistas nacionales e internacionales hicieron presencia, había para escoger entre tanta variedad de propuestas, pero como necios incrédulos revisamos que había para el sábado a las 7 de la noche, ohh nuestras dudas aumentan, la programación del encuentro de documentalistas tiene pautado para el sábado 1 de noviembre a las 7 de la noche algo que llaman “programación especial”. Esta vez soy yo quien me preguntó, será verdad que irán a proyectar un documental sobre Sabino en el teatro Bolívar, llamo, repregunto, reconfirmo, y me dicen, si claro, debe ser porque el documental lo hizo Carlos Azpúrua no debe haber inconvenientes, Ummm digo, que raro, bueno me quedan mis dudas, pero bueno, convoquemos entonces, a todo el mundo, hagamos un afichito, colguémoslo en donde podamos, en la web, que lo impriman quienes puedan, que lo pasen por correo etc. Convoquemos a todos los compañeros que de alguna manera estuvieron y están comprometidos con la lucha por los derechos indígenas de la Sierra de Perijá y veamos que hizo Carlos Azpúrua, vayamos a ver el documental sobre sabino.

Llegó el día, es sábado, veámonos entonces en el teatro Bolívar. Hay gran expectativa, llegamos y nos encontramos con gran cantidad de gente, compañeros del Zulia, de Mérida, de Falcón y la mayoría caraqueña como era de imaginarse, personalidades del cine venezolano, del cine internacional, hasta el respetado Fruto Vivas se llegó a ver el documental, el anuncio fue a los que llegamos temprano, que primero se haría un homenaje a la figura del cine venezolano Carlos Rebolledo, y luego se proyectaría el documental sobre sabino. Bien, nos invitaron a pasar, se hizo el homenaje a Carlos Rebolledo, la gente hacía señas, se preguntaban a qué hora venía lo de Sabino, había inquietud, expectativa, sí, al parecer se entendía en las miradas de la gente decir, cosas como, con todo el reconocimiento y el respeto que se merece el compañero Carlos Rebolledo, este día no estamos aquí por él, ni por el merecido homenaje que se le hacía, estamos aquí abarrotando la sala era por el Cacique Yukpa Sabino Romero, él era la figura de la noche, el protagonista del acto político que retumbaría en las entrañas del claustro cultural gubernamental. Culminado el homenaje a Rebolledo con las debidas palabras y anécdotas de quienes lo conocieron y luego de proyectar ese buen documental llamado Pozo Muerto, se escucharon unas palabras de presentación del documental sobre sabino a cargo de su director Carlos azpúrua, quien amablemente invitó a la compañera de sabino, Lucia, y a Lusbi Portillo a compartir algunas palabra con el público presente, cosa que hicieron con gran precisión y claridad, ganándose los aplausos enardecido de todos los presentes. A partir de ese acto político de libertad, creo que se prendieron las alarmas.

De repente se escuchan unos gritos desde fuera del teatro SABINO VIVE, LA LUCHA SIGUE, SABINO MARCA EL CAMINO, que está pasando nos preguntamos los que adentro en la sala estamos, l@s encargad@s de la sala y la organización se ven intranquil@s, se mueven, murmuran entre sí, hablan por radio, corren, salen, entran consultan con no sé quién, en fin, algo está pasando que ellos no pueden controlar. Los gritos afuera ahora se escuchan con más fuerza, que es lo que pasa, lo que pasa nos dice un compañero, es que afuera hay una gran cantidad de gente que quiere pasar y no los dejan, gritos y gritos, consignas, la gente del teatro se ve cada vez mas nerviosa, ni idea tienen de los que le está pasando en sus narices, es la solidaridad hecha carne a las afueras de un teatro queriendo entrar a un lugar que se le es negado, la encargada o no sé qué del teatro viene hacia la sala y se dirige hacia los que habíamos entrado temprano “allá fuera está sucediendo algo irregular” dice, la pobre muchacha creo que jamás en su vida habrá visto semejante muestra manifiesta de solidaridad y rebeldía por parte de los defensores de una causa, como lo es la lucha de los pueblos indígenas y los que a ella acompañan. Que entren gritan los que dentro están, que los dejen pasar, que se sienten en las escaleras, en el piso, en donde sea, pero que entren. Al fin después de tantos gritos y consignas logran los compañeros entrar, y acto seguido son recibidos por los que estamos dentro con una ovación y aplausos a todo dar, la victoria popular sobre las reglas burguesas del estado en ese momento estaba consumada, se había impuesto la voluntad del pueblo sobre las absurdas reglamentaciones del aparato ridículamente opresor del estado, se me vino a la mente en ese instante, una consigna con una situación muy parecida del mayo francés que decía “cuando la asamblea nacional se convierte en teatro burgués, todos los teatros burgueses deben convertirse en asambleas nacionales”. Pero la cosa no duró mucho, el estado vino con todo, con su seguridad, y sus mandatos telefónicos desde sus oscuras oficinas.

La situación era perfecta, un momento revolucionario ideal, un momento de reivindicación de la lucha de Sabino en todo su esplendor, era el momento de desobediencia contra todo orden establecido, contra toda regla burguesa, contra todo claustro cultural, contra toda normativa absurda, contra todo límite, contra toda pretensión de superioridad. A medida que los que estaban fuera entraban, las caras de algunos cineastas invitados, nacionales e internacionales eran precisamente de película, se les veía en la cara a muchos de ellos que les parecía increíble que una película sobre un cacique indígena causara tanto revuelo. Por allá se visualizaba a un Azpúrua evidentemente preocupado, se le veía hasta pálido, caminando de un lado a otro, hablándole al oído a varias personas, y ahí nos dijimos, algo aún más grave está pasando.

Qué está pasando, era al parecer la pregunta de la noche, ya no era la gran cantidad de gente que gritaba desde fuera queriendo pasar, los cuales ya se encontraban dentro, sentados en las escaleras, en el piso, y donde podían, a la espera de la proyección del documental, Azpúrua se le veía como transpiraba, preocupado por algo que parecía sumamente grande, hasta que la documentalista Lilian Blasser toma el micrófono y dice al público, que está tratando de hablar con Ernesto Villegas para que autorice la proyección de la película. ¿QUÉ? nos preguntamos, están llamando a Villegas para que autorice algo que ya supuestamente está programado, la cosa está más fea de lo que pensábamos. Camina de allá para acá Lilian, cuelga, vuelve a marcar, azpúrua, camina con gran inquietud, hace señas, Lilian vuelve a marcar, hace gestos, hasta que al fin se dirige nuevamente al micrófono que está instalado en la sala, y dice: “he estado hablando con el asistente de Villegas y el dice que por razones de seguridad no pueden permitir la proyección de la película si hay gente sentada en las escaleras o piso de la sala” jejeje me rio, ya me imaginaba que esto de proyectar un documental sobre Sabino en un teatro del gobierno nacional no iba ser cosa fácil.

La gente y los ánimos se encresparon aún más con la terrible noticia, Ernesto Villegas al parecer a través de su asistente estaba ordenando que no permitieran la proyección de la película en las condiciones que estaba la sala, tremenda excusa, por demás ridícula, para intentar impedir la proyección del documental. La gente por supuesto jamás aceptaría semejante chantaje, los gritos ahora se escuchaban dentro de la sala, DE AQUÍ NO SE MUEVE NADIE, LAS REGLAS LA PONE EL PUEBLO, etc. La seguridad del teatro entra y sale de la sala, mira no se qué, hablan por radio, azpúrua, ahora está aún más pálido, hace señas al proyector, le pide ayuda a Lilian Blasser, Lilian habla nuevamente y reafirma los que Ernesto Villegas mediante su asistente le dijo, no se proyectara la película si hay gente de más en el teatro. Pues bien, el saboteo estaba consumado, el estado nacional a través de Villegas le estaba dando nuevamente una patada a la lucha de Sabino y los pueblos Indígenas, Ernesto Villegas esta vez estaba repitiendo el cortinazo Rojo de Vanessa Davies contra los Yukpas, está vez Villegas se podría decir que tiró de la alfombra roja, una especie de inquisición cultural, que impidió que una gran cantidad de compañeros finalmente no pudieran ver el preestreno del documental sobre Sabino.

Azpúrua casi desmayado por lo grave del acontecimiento se dirige al público presente y dice que sí, que definitivamente si persiste la gente en las escaleras y piso no se podrá proyectar la película, semejante soberbia del poder, semejante barbaridad despótica de un poder estatal que se impone con toda su fuerza a la voluntad de un pueblo, DE AQUI NADIE SE MUEVE, se escuchan gritos, Y Azpúrua ratifica que la orden es que si no se retiran los que están en escaleras o piso la película no se proyectará. Que verguenza da la imposiciones del poder, que desde la tranquilidad de una llamada se impone de manera grotesca, Azpúrua se le ocurre una idea nada digna de ser aplaudida, pero según él no quedaba de otra, y dice, los que se retiren voluntariamente se les dará un ticket para que vean la película mañana, NO, dice la gente, queremos verla hoy, hoy es el día, que la proyecten, de aquí no se va nadie. Aquí surge un gesto ante la decisión innegociable de las personas, los movimientos y colectivos presentes, es que no sabemos por iniciativa de quien, los cineastas presentes se ofrecen al sacrificio, y proponen que ellos se retiran y que sus puestos sean ocupados por las personas en las escaleras y piso. Gesto admirable el de ellos, pero inmensamente injusto, por la oportunidad que supone ver el documental del líder indígena Yukpa, se ejecuta la idea, se le aplaude su gesto, se retiran con el deseo de y la convicción de que al día siguiente podrían ver la película. A pesar de eso, y debido a la cantidad de gente, la cosa no funcionó mucho, todavía quedaba gente sin puesto, sin butacas mejor dicho, porque puesto de donde verla había de sobra. El saboteo estaba en su máximo esplendor.

Bajaron un poco los ánimos, había gente aún en las escaleras, se asoman los de seguridad con sus radios y demás peroles, entran y salen las anfitrionas del teatro, hasta que al fin ordenan la proyección del documental, los que aún quedan en las escaleras se anotan silenciosamente un triunfo contra las reglas del teatro burgués, Ernesto Villegas queda en la historia de los movimientos como uno más de los que pretendieron imponer la censura burguesa contra la digna resistencia de un pueblo en lucha, ahí a pocos metros de donde se corrieron las cortinas rojas de Vanessa Davies contra los compañeros que trataban de hacer visible la masacre a la que estaba siendo sometida el pueblo Yukpa, ahí en la otra esquina se corrió está vez la alfombra roja de Ernesto, quien tiró de ella e impidió que muchos venezolanos, cineastas venezolanos y extranjeros pudieran ver el preestreno de Sabino, las Últimas Fronteras. Tanto Ernesto como Vanessa, ahora tienen su historia en común con los Yukpas, Sabino aún después de muerto le sigue dando que hacer al gobierno nacional, sigue con su reclamo incansable, sigue atormentando a los estratos de poder, sigue increpando con su dedo acusador a los que de alguna u otra manera se prestan para invisibilizar las luchas reales de todos los pueblos, a los que amarrados a instancias de poder pretenden imponer sus voluntades ante todo lo que no se les parezca y esté enmarcado dentro de sus aparatos de control, políticos y culturales. Ahí en el acto insurgente cultural, en las palabras de Lucia y de Lusbi Portillo en ese sitio sagrado del chavismo de estado, renace la esperanza liberadora, se evidencia que aún hay sujeto político capaz de hacer frente a las injusticias y a los mandatos del poder, ahí donde una fuerza desmedida trata de imponerse, surge el acto libertario de liberación, está vez fue cultural, pero lo cultural es un hecho meramente político, de ahí deriva todo lo demás, nada está perdido, la irrupción del sujeto real revolucionario se potencia desde lo más hondo de las esperanzas del pueblo, se avizora incontenible.

Del documental como tal, diré poco, primeramente respeto la iniciativa de su director en hacer algo referente a Sabino, por otro lado me pareció insoportable el manejo de la propuesta documental del conflicto Yukpa, su presentación con aires de imparcialidad, una propuesta que trata de quedar bien con los buenos y con los malos en esta pelea, aires de imparcialidad que en un momento de la película se hacen muy fastidiosos, es inexplicable como se pretende ser imparcial desde un conflicto tan fuerte como el del pueblo Yukpa, quedar bien con los buenos y con los malos no es precisamente la posición más admirable. Hacer ver por debajo de cuerda que los medios del sistema público dieron cobertura a toda la lucha de Sabino por las tierras es una necedad complaciente, es regocijarse en la mentira de los que precisamente tenían una política comunicacional de invisibilización de la lucha de los Yukpa en la Sierra de Perijá. Lo demás quedara a la consideración de cada quien, están invitados a verla quien no lo haya hecho, creo que a pesar de todo lo complaciente que es el documental con algunos actores del gobierno nacional que son enemigos acérrimos a todo lo que huela a sabino, creo que a pesar de eso, la película no durará mucho en la sala Manuleita Sáenz del teatro Bolívar.

En película sobre Sabino: Ernesto Villegas y la continuidad del cortinazo rojo de Vanessa Davies contra los Yukpas.
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet