DECLARACIÓN DE OCTUBRE - Escuela de Trabajadores por La Comuna PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
COMUNAS - Organización
Escrito por Frenzel Hernández   
Viernes, 14 de Noviembre de 2014 18:23

En Caracas, 08/10/2010

Impulso del Proceso Revolucionario Liderado por Hugo Chávez.

Marcha Contínua de Visibilización del Quehacer Popular

 

 

Estimados Camaradas, trabajadoras y trabajadores.

Estamos en marcha por la liberación, la dignidad y el respeto de nuestro pueblo, los pueblos de nuestra América y del mundo oprimido decidido a ser libre.

La batalla por la independencia de Venezuela iniciada por nuestros libertadores y libertadoras continuada hoy por el proceso Bolivariano que conduce el camarada presidente Hugo Chávez Frías impregna el continente y el mundo entero del amor revolucionario que honra la gesta de Simón Bolívar, Alejandro Petión, José Martí, Manuela Saenz, Emiliano Zapata, Augusto Sandino, Comandanta Ramona, Tupac Amaru, Farabundo Martí, Ernesto Guevara, Pakito Arriaran, Martin Luther King, Tamara “Tania” Bunke, Manuel Marulanda, Tupac Katari, Yasser Arafat, Filiberto Ojeda, Camilo Torres, Jorge Briceño, entre muchos otros y otras, que ofrendaron sus vidas por la conquista de otros mundos mejores, de inclusión, igualdad, justicia, libertad y fraternidad.

Batalla que no ha terminado y que pasa por un nuevo y decisivo momento, de confrontación contra el mal llamado primer mundo, con su entramado de dominación, explotación y alienación imperial que no reconoce, acepta y respeta nuestros mundos, y por el contrario, día a día observamos como utiliza toda su fuerza militar, económica y comunicacional para someternos a su visión hegemónica y totalitaria de su reducido mundo de las mercancías.

La independencia de nuestros pueblos no podrá ser conquista permanente mientras no se obligue al imperio y sus lacayos apátridas -oligarcas y representantes criollos del capital en nuestros países- a reconocer la existencia de nuestros mundos y a modificar su comportamiento totalizante y autoritario. Por ello, la lucha por la libertad de nuestros pueblos se consolida desde el bloque unitario de nuestros diferentes mundos, es la batalla necesaria de nuestros pueblos insurgentes por construir nuevos y mejores mundos, contra el universo de la hegemonía depredadora del imperialismo.

Nuestros mundos en rebelión, que a la vez es uno donde caben todos.  Es ese otro universo posible. Un mundo en construcción, donde la acción de todas nuestras creaciones libertarias y diversas se traducen en la reivindicación de la vida, el amor, la alegría, en la unidad de los diversos y la síntesis de los múltiples, caracterizado por la amplitud, la inclusión, la democracia participativa, protagónica y deliberativa, la crítica y la autocrítica, la teología liberadora, la posesión de uso y no de propiedad, la creación y el saber popular, la solidaridad, el apoyo mutuo, la cooperación consciente, la pedagogía de la insurgencia, la comunicación dialógica, la organización autogestionaria, la ética revolucionaria e intercultural, la construcción colectiva y la estética comprometida.  Es toda la obra que propicia el socialismo comunal, que libera a los pueblos oprimidos, es la sociedad sin intermediarios, sin explotadores ni explotados, donde no hay estado.

Es el aquí y el ahora donde todos aprendemos de todos, teniendo la práctica como criterio de la verdad. Es el hoy, de la ruptura con la estructura del estado liberal burgués, con la propiedad privada y con la expansión mercantilista. Es el momento de la construcción de una nueva unidad del pueblo revolucionario, que se opone radicalmente a una casta burocrática aburguesada y usurpadora, que hoy desvía el proceso de liberación hacia sus intereses de clase determinados por la lógica del capital. Desviación tecno-burocrática burguesa, que se aleja sustancialmente y aceleradamente de los intereses de las grandes mayorías de trabajadores y trabajadoras populares, pero que será arrollada por esta marcha de la dignificación rebelde.

Por ello, hoy 8 de Octubre, declarado día mundial del guerrillero heroico, día de la desaparición física de Ernesto CHÉ Guevara, ejemplo de lucha revolucionaria, de rebeldía internacional y de entrega guerrillera, que nos recuerda como diría el poeta Benedetti, el sentimiento de consternación y rabia de nuestra conciencia acribillada por la furia asesina del capital, el mismo que con un dedo nos muestra de nuevo el camino insurgente y liberador, con el que acusa al monstruo imperialista y sus tizones, con el que vuelve a apretar los gatillos contra los enemigos de nuestro mundo de mundos, para agitar nuestras mentes con su ternura ñángara.

Hoy, en este nuevo octubre rebelde. Anunciamos esta campaña. Que no es más que una pequeña partícula de encuentros, pero, que quiere convertirse en avalancha de unidades militantes, que dejará de ser garúa de voluntades, para ser chaparrón de colectividades solidarias, lluvias de encuentros populares, migración de aves rebeldes y movilización continental revolucionaria hacia este sur decidido a ser libre, de cosechas libertarias y frutos emancipadores, que hace cambiar los colores de la hojas de nuestras conquistas soberanas, de verdes claros a tonos más comprometidos, porque esta campaña es marcha, es avanzada militante para la profundización revolucionaria, es música, danza, poesía, es la organización para la defensa de nuestros sueños y conquistas, es la invitación colectiva de todo nuestro pueblo y a todos nuestros pueblos a imitar la figura de los hombres y mujeres de lucha más grandes que hayan parido estas tierras, hombres como Bolívar y el Ché, mujeres como Manuela y Tania, por esto, decimos “Seamos como el CHÉ, seamos como BOLÍVAR”, "seamos como MANUELA, seamos como TANIA" y pedimos permiso para declarar nuestra marcha de la forma siguiente:

 

1.         Declaramos la importancia de poder seguir pensando diferente, pero la necesidad de actuar juntos en una unidad de lucha revolucionaria. Nuestras historias de lucha, hoy, se encuentran nuevamente, se funden en una misma historia común, en este proceso revolucionario bolivariano, latinoamericano y mundial en marcha, que es creación y devenir histórico de nuestras historias. Que escribimos con el recorrer de décadas de caminos de batallas de construcción colectiva, desde nuestras distintas trincheras e historias de lucha, estudiantiles, guerrilleras, cristianas, comunitarias, campesinas y obreras. Cargadas con nuestras mochilas de aprendizaje popular al hombro y nuestros legados de combates protagónicos, de acontecimientos conmovedores de fusión de nuestros pasados, presentes y futuros que construyen esta nueva historia. Con la plenitud de esta alegría de volvernos a encontrar día a día en la construcción de la lucha revolucionaria; animados por este espíritu de unidad libertaria, de celebración conjunta, de júbilo colectivo, del himno multitudinario, de la canción y el baile de la vida, de las ceremonias humanas de gratitud por la naturaleza, la cultura, la siembra y la cosecha que es esta campaña. Proponemos que esta campaña pueda asumir un nombre que junte nuestras acciones en un programa de lucha, un frente de unidad de nuestras diferentes izquierdas revolucionarias, por eso proponemos un nombre que podrá ser modificado o asumido por la acción conjunta, proponemos: Frente Amplio Revolucionario de Izquierda, FARI.


2.        Declaramos la necesidad del encuentro de todos y todas los revolucionarios y revolucionarias, dondequiera que estén, sin limitaciones y fronteras, más allá de las estructuras burguesas y sus expresiones nacionales de cualquier tipo. Nuestras esperanzas de promover, a través de esta campaña internacional, nuevos valores e intereses comunes, lazos de solidaridad permanentes, arraigos históricos y culturales, cooperación consciente y autogestionaria, fundada en principios de apoyo y ayuda mutua, es decir, vida y lucha permanentemente común con todas las organizaciones, hermanos y hermanas que hemos decidido marchar para hacer un verdadero proceso de revolucionar la revolución bolivariana y hacer causa común con las luchas insurgentes de nuestra América y del mundo. Es la unidad de los revolucionarios y revolucionarias, es encontrarnos en la construcción de este programa de lucha que hemos denominado la marcha para la profundización de la revolución Bolivariana continental. Es el encuentro solidario entre nosotros y con nuestros iguales, entre nuestras organizaciones y con los procesos libertarios en el continente americano. Es unirnos para hacer suma de experiencias y apoyos con los procesos revolucionarios rebeldes en el continente, pero no solo unidad de gobiernos, hablamos de construir unidad de pueblos. Es el acto de campaña, de solidaridad permanente de nuestros pueblos con nuestros hermanos en movimientos insurgentes, que luchan por la transformación revolucionaria en sus respectivos países, sin descartar ninguna forma de lucha, es nuestra solidaridad y unidad con el Ecuador y su revolución ciudadana o con Bolivia y la construcción del estado plurinacional, por citar procesos impulsados por la vía electoral, pero igual asumimos el encuentro y solidaridad con los procesos libertarios de la revolución zapatista en México ó el proceso de guerra de todo el pueblo de las FARC-EP ó el ELN en Colombia, ejemplos de lucha armada. Es la reivindicación de todas las formas legítimas de lucha por la liberación y socialización de nuestros pueblos. Es construir más allá de las diplomacias hipócritas que condenan pueblos enteros de hermanos y hermanas, por el simple hecho de que no han logrado ser gobierno, mientras son violados sus derechos, maltratados y asesinados sus hombres, mujeres y niños por gobiernos lacayos del gran capital.


3.      Declaramos la necesidad de hacer de esta marcha revolucionaria construcción colectiva, sumatoria de háceres colectivos que edifiquen nuestra conciencia revolucionaria. Sabemos que las soluciones a los problemas que presenta nuestro proceso de transformación revolucionaria no son el producto de acciones vanguardistas o foquistas, de unos pocos iluminados y/o iluminadas que deban mostrar al resto una luz o un camino para salir del abismo capitalista. Tenemos conciencia colectiva que esta tarea requiere del aporte de todos y todas, que es construcción colectiva, suma de individualidades y organizaciones revolucionarias de izquierda. Movimiento de movimientos y grupos de militantes socialistas y/o comunistas. Es la integración de sujetos culturales, deportivos, políticos, económicos, religiosos, sociales, ecológicos, obreros, campesinos y/o militares en una unidad programática de lucha. Es plan unitario de frentes, anti-imperialistas, de mujeres, indígenas, anti-raciales, de afrodescendientes, por los derechos humanos, por los derechos sexuales, y cualquiera otros que luchan por la libertad, la justicia y la fraternidad, contra un enemigo común el imperialismo. Por eso, estamos seguros que aquí no estamos todos. Por diversas circunstancias muchos no han llegado. Tenemos que extender nuestras voces convocantes a todos los rincones, a todos los espacios de lucha, a todas y todos los revolucionarios y revolucionarias. Que no existan oídos hasta donde no llegue nuestra voz que es voz de muchos pero que aspira ser voz de todos. Que permita que otros más se sumen a esta campaña.


4.        Declaramos el inicio de un verdadero proceso de revolución dentro de la revolución, centrado en el estudio profundo, la planificación democrática y la ejecución de políticas socialistas para contrarrestar las relaciones sociales impuestas por el capitalismo. Lo que implica realizar una revisión profunda de lo realizado hasta ahora, revisión crítica para someter a un estudio exhaustivo este período de “construcciones revolucionarias” y sus relaciones sociales, diagnosticar cuales fenómenos propician y fortalecen las relaciones sociales existentes de producción capitalistas, y que o cuales constructos de la revolución promueven la generación de nuevas relaciones sociales de signo socialistas. Revisión pormenorizada que debe hacerse con los trabajadores y trabajadoras, a través de debates, análisis colectivos y deliberativos, para determinar los procesos de despliegue democratizadores. Determinar cuáles acciones sólo cambian la forma capitalista sin cambiar el fondo, y cuales logran influir en la esencia de las relaciones capitalistas. De igual forma, se pretende que identifiquemos las desviaciones derechistas y reformistas de las líneas de gestión gubernamental que retrasan y detienen la profundización de la revolución socialista, para corregirlas y orientarlas, promoviendo políticas claramente generadoras de nuevas relaciones sociales. Proponemos de igual forma identificar los actores y sujetos que operan esas políticas promotoras de relaciones capitalistas para generar los debates y discusiones que permitan confrontar y agudizar las contradicciones objetivas y subjetivas generadoras de relaciones socialistas.


5.        Declaramos que para que pueda impulsarse el inicio de una verdadera revolución socialista, los trabajadores y trabajadoras del pueblo, deben tomar el poder para construir sus propios destinos. Por ello es necesario como tarea esencial de la transubstanciación revolucionaria de la revolución, la creación de los consejos autónomos de los trabajadores y trabajadoras, empleados y/o desempleados. Que no es otra cosa que la organización, dirección, militancia, programa y línea de acción estratégica que han decidido darse los propios trabajadores y trabajadoras. Rompiendo con la jerarquización, la división, la burocratización, la explotación, la dominación y alienación dentro de la estructura funcional y organizacional de los trabajadores y trabajadoras. Creando mecanismos para la rotación de cargos, la planificación democrática y participativa, resolviendo las diferencias entre el trabajo intelectual y el trabajo manual, impulsando la dirección colectiva, creando estructuras de organización y funcionamiento horizontales, con plena participación de los trabajadores y trabajadoras en la dirección y control de los centros productivos, empresas e instituciones del estado y demás que no son propiedad del estado, con participación protagónica y deliberativa de los trabajadores en la distribución de los excedentes. Transfiriendo la posesión de uso (y luego la propiedad) de los medios de producción a la comuna donde habitan todos los trabajadores y trabajadoras, y sus familias.


6.        Declaramos y proponemos la necesidad de apoyar el verdadero control de los trabajadores y trabajadoras de la industria petrolera y las industrias básicas, a través del fortalecimiento de los consejos autónomos de trabajadores y trabajadoras. Impulsar con esta marcha un gran debate nacional con los trabajadores y trabajadoras de PDVSA, la CVG, las industrias básicas, y sus empresas filiales para construir un programa colectivo de suma de todas las voluntades para el impulso del control de los trabajadores, apoyando con estas acciones el proceso iniciado por los trabajadores de Alcasa y otros actores de este sector en proceso de despliegue consejista. Estableciendo mecanismos de construcción que permitan la participación masiva y colectiva de nuestro pueblo y sus organizaciones revolucionarias, para el intercambio de háceres y saberes, instrumentos de mayor amplitud participativa, más justos y democráticos requeridos para medios de producción como éstos, de propiedad estadal y de carácter estratégico.


7.       Declaramos que para que pueda darse la construcción de una nueva sociedad socialista se debe deconstruir o desmontar el estado liberal burgués con su entramado de estructuras de dominación, alienación y explotación. Para ello hemos acordado militantemente en propiciar un sujeto político colectivo LA COMUNA, donde descargar las competencias, responsabilidades, recursos y poderes de la nueva sociedad en construcción. Consideramos que este nuevo sujeto político colectivo que es La Comuna Socialista es la depositaria de poder soberano y es quien será inicialmente la poseedora de los medios de producción (durante el período de transición), para posteriormente pasar a ser la propietaria colectiva de los medios de producción. La comuna es la célula de la nueva sociedad, es el embrión del estado comunal.


8.         Declaramos que para construir la Comuna, se debe impulsar el proceso de desmontaje de los poderes del estado que funcionan como muro de contención de las transformaciones impulsadas desde el seno del pueblo. Estructuras de intermediación y dominación tal como el poder legislativo recién electo, usurpadas por curules que responden a intereses partidistas. La sociedad comunal que nos planteamos, no es un problema de legisladores aislados de los procesos reales. En las definiciones, los diseños y en la construcción de comunas se hace vital la participación de los habitantes involucrados, porque es desde su voluntad a ser comuneros y comuneras, y la conciencia plena de lo que esto significa, de donde saldrá la garantía del éxito de esta importante experiencia. Para garantizar el nacimiento de esta nueva sociedad comunal, debemos avanzar unidos en la construcción de los espacios asamblearios para la legislación comunal de carácter permanentes en el tiempo y vinculados a la asamblea nacional.


9.        Declaramos la lucha contra la renta de la tierra urbana y rural, e iniciar un programa de acciones del movimiento popular revolucionario para romper con la lógica latifundista y terrófaga del capital, en especial con su expresión jurídica, la propiedad privada de la tierra. Para ello, proponemos iniciar una campaña de legislación comunal (pueblo legislador) para elaborar, discutir y consensuar la ley de nacionalización y expropiación sin indemnización de toda la tierra en manos de los terratenientes de la ciudad y del campo, e impulsar su aprobación en la nueva asamblea legislativa nacional. Proponemos promover como acción del estado la derogación de la entrega de títulos de propiedad de tierras urbanas o rurales a personas individuales, para promover la entrega de derechos de uso a sujetos colectivos. Partimos de la máxima indoamericana, “La tierra no tiene dueños, es la madre de todos LA PACHA MAMA, y la madre no se vende”. Derechos que deberán estar en sintonía con el equilibrio ecológico, ambiental, humano, social, político y cualquier otro derivado de la vida plena en el planeta.


10.     Declaramos la lucha por conquistar la gratuidad del transporte de pasajeros en el ámbito nacional para los sectores de la población en edades exentas no productivas, es decir en jóvenes menores de 16 años y adultos mayores de 65 años. Partiendo del principio del estado social de derecho. De igual forma, proponemos iniciar la lucha para iniciar la transferencia de todas las competencias del transporte superficial público de pasajeros y de carga a las comunas, entregando las concesiones y la posesión de uso de las unidades.


11.       Declaramos que la política estratégica de defensa y seguridad del estado no puede ser tarea de un sector privilegiado de la sociedad, y su dirección no puede estar soportada en una élite divorciada del pueblo. Los acontecimientos recientes de golpes de estado en nuestro continente, tales como; el 30 de septiembre pasado en el Ecuador, al igual que lo acontecido en Honduras el 28 /06/2009 y los sucesos de abril del 2002 en Venezuela, nos demuestran que la garantía, defensa y seguridad de los derechos y conquistas del pueblo no pueden estar en las manos de fuerzas armadas y policiales conformadas y estructuradas bajo los mismos preceptos que constituyen el estado liberal burgués. Donde los funcionarios y efectivos militares y policiales son solo una pequeña minoría de la sociedad organizada que asumen y detentan el uso legítimo de la violencia para el control de toda la sociedad. Y mucho menos cuando nuestras fuerzas del orden están conformadas por cuadros de mando orientados por el pensamiento hegemónico imperial norteamericano, ideologizados por la escuela de las Américas que fue el centro de deformación anti-insurgente, anti-guerrillera, anti-comunista y anti-soberana. Cuando todavía tenemos una estructura de formación académica que reproduce la sumisión al poderío norteamericano y al estilo de vida estadounidense. Por ello, con esta campaña proponemos un programa de lucha para impulsar la construcción del ejército popular comunal, para transformar los guardianes de Chávez en organización para la seguridad y defensa estratégica del nuevo estado, semilla del ejército de todo el pueblo, o lo que es lo mismo, TODO EL PUEBLO EN ARMAS. Hablamos de impulsar unidades milicianas comunales que conformarán el ejército popular revolucionario del pueblo.


12.      Declaramos la lucha por la transubstanciación revolucionaria de la ciudad (vivienda y hábitat), entendida como el cambio de la esencia del mundo donde vivimos, como la transición hacia un nuevo mundo de relaciones socialistas. Es la construcción guiada por los más altos sentimientos del amor revolucionario hacia un nuevo mundo comunal, creador de la mayor suma de felicidad posible. Por tanto, asumimos que este proceso de construcción nos conduce a la ciudad comunal, que es creación de los comuneros y comuneras, es invención de su propio mundo, que es geometría de formas, diseños, colores, espacios, pero, que también es geometría de poder, de relaciones, de propiedad, producción, intercambio. Es el mundo en el que aspiramos a vivir los revolucionarios y el que querrán vivir todos los que aspiran una vida digna. Por ello, consciente o inconscientemente los pobladores de la comuna al asumir el proceso de transubstanciación de la ciudad, aunque no tengan clara la naturaleza de su tarea, al hacer comunas socialistas, los comuneros y comuneras se están haciendo a sí mismos y están rehaciendo la ciudad comunal. La cuestión de qué tipo de ciudad deseamos no puede separarse de qué clase de vínculos sociales, relación con la naturaleza, estilo de vida, tecnologías y valores estéticos deseamos. Este es, además, un derecho comunitario más que un derecho individual, puesto que esta transformación inevitablemente depende del ejercicio de un poder colectivo para reformar el proceso de urbanización.


13.      Declaramos la lucha por una educación como proceso donde todos aprendemos y enseñamos, a través de la democratización e intercambio de saberes entre todos. Aspiramos a construir una sociedad de maestros y maestras, una sociedad que asuma responsablemente en la comuna un doble rol de maestro y aprendiz permanente. De colectivización intelectual, democratizador del conocimiento. Ruptura de la relación de sumisión educativa del movimiento popular revolucionario con las élites dominantes y acaparadoras del conocimiento, y sus expresiones dirigentes; líderes políticos, académicos o docentes que deban enseñarlo. Es el espacio donde impulsamos masivamente la pedagogía de la insurgencia, en donde todos aprendemos de todos, estableciendo la praxis como criterio de la verdad verdadera. Aprendiendo todo de todos a través de un camino que debe borrar las grandes y graves diferencias originadas por la dominación y la explotación de unas clases y capas sociales privilegiadas, sobre otras clases y capas sociales oprimidas. Lo que implica superar la dominación, explotación y alienación imperialista, cuando ella se expresa y trata de perpetuarse a través de la hegemonía económica, militar y cultural neoliberal globalizada.


14.       Declaramos la necesidad de la comunicación necesaria para el intercambio, el análisis y el dialogo, para que todos y todas propongan, sugieran, puedan dar a conocer al resto sus posiciones y argumentos. Proponemos un espacio común a través de Radio Arsenal 98.1 FM, en los programas “Aula Comunal” y “Aula Comunal en la calle”, transmitidos miércoles y jueves de 10:30 am. a 12 m respectivamente y el programa “Los Comuneros” transmitido los lunes a las 2:00 pm. También sugerimos las páginas electrónicas y las direcciones de correo electrónico de La Escuela de Trabajadores por La Comuna www.etcescueladetrabajadores.org.ve , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , y las de las organizaciones, grupos y colectivos que cuentan con ellas. Pensamos que, aunque es poco y limitado, todos y todas debemos poner al servicio de este análisis y discusión los medios con los que contamos. Por artículos, programas de radio o de tv alternativos, blogs, páginas web, correos, mesas técnicas, comités, reuniones, conferencias, documentos, volantes, periódicos, asambleas o como sea posible, se podría dar a conocer a otros y otras adherentes las posiciones de individuos, grupos, colectivos y organizaciones sobre cada uno de los puntos. En fin, generar un debate intenso, pero siempre respetuoso, sobre las ideas y propuestas de cada quien.

Esta marcha que es otra forma de campaña permanente para impulsar el proceso revolucionario liderado por el comandante Hugo Chávez, es una avalancha visibilizadora del quehacer popular para hacer una revolución de la revolución.

DECLARACIÓN DE OCTUBRE - Escuela de Trabajadores por La Comuna
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet