Los Juegos Centroamericanos, cortina de humo del estado terrorista Mexicano. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
NOTICIAS - Deporte
Escrito por Frenzel Hernández   
Jueves, 20 de Noviembre de 2014 15:04

En el 68, la cortina de humo para ocultar la masacre de Tlatelolco fue la Olimpíada de México. Hoy, se pretende tapar la matanza de Ayotzinapa, con la celebración de los "Juegos Centroamericanos y del Caribe" en Veracruz. Ahora, al igual que ayer, el gobierno de Peña Nieto se refugia en la celebración de los Juegos Olímpicos, para cubrir la cara de su gobierno criminal.

 

El 2 de octubre de 1968, bajo el auspicio del departamento de estado norteamericano, la plaza de Las Tres Culturas se tiñó de rojo por la sangre de más de 300 estudiantes asesinados cuando el gobierno de turno dispersó con balas de ametralladora una protesta estudiantil que denunciaba al mundo la represión del estado mexicano y el pan y circo de las olimpíadas a celebrarse a unos pocos días. Los juegos tenían la pretensión de ser una falsa vitrina capitalista de la prosperidad y estabilidad de México, contrastante con los polvorines revolucionarios de otros países de América Latina.

 

En Ayotzinapa, la cosa no es distinta, en varias emboscadas, se roció con balas disparadas por los cuerpos de seguridad y las bandas paramilitares o delincuenciales amparadas por el gobierno, a las marchas y autobuses cargados de estudiantes desarmados. Antes y ahora se usaron las balas y la violencia del estado, para dispersar y matar las protestas estudiantiles. Se utilizan los juegos olímpicos como justificación del estado para la militarización y represión desbordadas que requiere el gobierno para frenar la reacción del pueblo en las calles de México. Como en el pasado, el país azteca se encuentra alineado a los intereses del imperio norteamericano y contrarios a los pueblos rebeldes del mundo.

 

Llama la atención, en algunos medios internacionales, la alta cobertura mediática de este evento deportivo y la desaparición noticiosa de lo que acontece en el estado de Guerrero y el resto de México en los actuales momentos, cuando el pueblo mexicano acrecienta su movilización para denunciar el resultado trágico de la acción policial y sus secuaces extra legales, cuyo saldo es de seis (06) jóvenes asesinados y 43 estudiantes normalistas desaparecidos, desde hace casi dos meses, sin saber hasta la fecha su paradero y donde todo indica que corrieron con la misma suerte.

 

Es reiterativo el terrorismo de estado en México. En los últimos 60 años se han sucedido gobiernos altamente represivos dirigidos desde Washington. Lo sucedido el pasado 26 de septiembre en Iguala, lo confirma. Los estudiantes normalistas, profesores y pobladores que fueron emboscados, asesinados y desaparecidos, organizaban una colecta de recursos para financiar su asistencia a la marcha conmemorativa de los 46 años de la Masacre de Tlatelolco, a celebrarse el 2 de Octubre en la ciudad de México.

 

El pueblo mexicano debe reivindicar la memoria de los mártires de Ayotzinapa, Tlatelolco, y tantas otras, del largo historial de masacres de la burguesía mexicana, colmando las calles con la alegre protesta por la vida. Es el momento de canalizar el descontento popular y utilizar la cobertura mediática internacional para exigir la renuncia de Peña Nieto y el castigo a los culpables, la protesta no debe abandonar la calle. Es el momento para borrar un gobierno de muerte y escribir una revolución de vida.

 

“Aquí estamos los muertos de siempre pero ahora para vivir…Elegimos la rebeldía, es decir, la vida.  Supimos y sabemos que habrá muerte para que haya vida. Supimos y sabemos que para vivir morimos.”

Sub comandante Insurgente Marcos

Los Juegos Centroamericanos, cortina de humo del estado terrorista Mexicano.
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet