La Reticencia: febrero y marzo de 1989 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
COMUNAS - Cultura
Escrito por Jesús Bermúdez   
Jueves, 26 de Febrero de 2015 17:49

En el diccionario de la Real Academia Española, la palabra “reticencia”, (Del lat. reticentĭa, de retĭcens, reticente). 1. f.  Efecto de no decir sino en parte, o de dar a entender claramente,  y de ordinario con malicia, que se oculta o se calla algo que debiera o pudiera decirse. 2. f. Reserva, desconfianza y 3. f. Figura que consiste en dejar incompleta una frase o no acabar de aclarar una especie, dando, sin embargo, a entender el sentido de lo que no se dice, y a veces más de lo que se calla.

El significado de “reticencia”  en los términos que los define la Real Academia  Española parece engendrar la actitud o manera de ser de muchos venezolanos con referencia al legado nacional concebido en palabras del poeta Rafael María Baralt como: recuerdos comunes. La  actitud reticente del pueblo venezolano se evidencia frente a fechas y solemnidades, es decir, frente a acontecimientos históricos y políticos que algunas veces resultan incomprensibles para el resto de la población. Algo falla en esos recuerdos comunes o no  son tales. Lo que genera cierta extrañeza.

Esta actitud manifiesta en la conducta de muchos venezolanos que se sienten ajenos, extraños o desconfiados al legado histórico y político de nuestro país (a pesar del enorme esfuerzo de la historiografía venezolana burguesa en afirmar lo contrario), reclaman un lugar, un espacio en la construcción de la patria; indios, canarios, guanches, negros, blancos pobres, mestizos, caribeños, aspiran a que la historiografía actual visibilice a los in - visibilizados de siempre, de la historia.

No bastan los esfuerzos de intelectuales y artistas como Cesar Rengifo, Gilberto Pinto, Alí Primera, Cabrujas, que entre otros que desenmascararon la historia que no nos contaron a través de su obra; hace falta un esfuerzo colosal de historiadores, educadores y políticos en colocar a la historia en su lugar. Una de las grandes deudas del actual proceso de cambios, es la revisión, el cambio o actualización de la historia. Las recientes y acertadas intervenciones del Presidente obrero Nicolás Maduro con relación al legado histórico dan cuenta de esta situación.

Por los momentos defendamos nuestro 27 y 28 de febrero, defendamos nuestro 1, 2, y 3 de marzo de 1989 como autentica expresión popular frente a los agravios de la burguesía, no permitamos que nos arrebaten el contenido de nuestra lucha poniéndola a disposición de intereses ajenos a nuestro sentir. Conmemoremos en paz, pero alerta, la historia la hacen los pueblos, hagámosla sentir.

La Reticencia: febrero y marzo de 1989
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet