La Torre Confinanzas y su destino PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
ACTUALIDAD - Nacional
Escrito por Jesús Bermúdez   
Sábado, 13 de Junio de 2015 14:48

En el lugar donde se encuentra la Torre Confinanzas eran unos terrenos abandonados llenos de monte y basura durante los años sesenta (60), mas tarde en los años setenta (70), se construiría  un modesto centro comercial denominado: “El Lago”. Era un espacio, ventilado,  abierto y agradable, con algunos comercios, una taquilla de pagos, una agencia de viaje y un cafetín que se convirtió en un sitio de encuentro de varios grupos culturales de las adyacencias.

Los culturosos (personas mayormente  izquierdosas que se dedican a la política, el arte y la cultura) de la época, éramos vecinos de la populosa  Sarria, la elitista San Bernandino, las calles Mérida y Táchira Guaicaipuro, barrio El Carmen, y algunos pocos estudiantes del colegio salesiano de Sarria y del liceo Andrés Bello, hacíamos punto común de encuentro en ese centro comercial. En esa dinámica culturosa, se encontraban los poetas del “lago”, jóvenes dedicados a construir poesía en colectivo y a intercambiar lecturas y opiniones hasta altas horas de  noche. Entre las personas que recuerdo estaban Rodolfo Porras, Javier Galindo, José Alberto Sandia, Manuel López, entre otros.

En la década de los ochenta (80), las instalaciones de ese centro comercial fueron abandonadas y desmanteladas convirtiéndose en un foco de basura y delincuencia. A principios de la década de los noventa (90), el sector privado con recursos del Estado comenzó a construir la “inconclusa” (torre Confinanzas), un monumento al parasitismo y a la desidia de la empresa privada y financiera, jamás concluido y refugio improvisado de los “sin techo”.

El anuncio del Sr. Presidente Nicolás Maduro de convertir esos espacios para el urbanismo y la cultura es acertado, en las últimas décadas los grupos culturales y musicales de la parte baja de Sarría carecieron de sedes estables. Algunas sedes como el Taller de Arte y Serigrafía del antiguo Consejo nacional de la Cultura (CONAC), fueron centro de algunas agrupaciones experimentales de música urbana. Sin embargo, algunas agrupaciones y personalidades de aquel entonces sobrevivieron al hecatombe neoliberal de las décadas de los ochenta y noventa, como el grupo autóctono de Sarría “Autana” y  músicos como Orlando Poleo y José “Viruta” Martínez; ellos son muestra de constancia y testimonios vivientes de aquel esfuerzo y en la actualidad son personas reconocidas por su aporte al desarrollo de la música urbana en Venezuela y el mundo.

En el  rescate final  de la “Torre Confinanzas”, debería preverse un espacio testimonial para la memoria colectiva; las futuras generaciones de venezolanas y venezolanos nunca deben olvidar como sectores del empresariado privado y neoliberal de las décadas de los ochenta y los noventa administraban, gerenciaban y dilapidaban los recursos de todos los venezolanos. Otra “Torre” es posible. Sarría reclama.

La Torre Confinanzas y su destino
 
Design and SEO by Webmedie
SEO Bredbånd Udvikling Internet